11 de enero de 2014

El hombre de arena

Análisis de una obra de literatura Infantil

Ficha técnica
• Autor/a: César Mallorquí
• Ilustrador/a: Luis Castro Enjamio
• Título: El Hombre de Arena
• Editorial: Edebé. Colección: Tucán Verde
• Año de la primera edición: 2001 
• Idioma original: Castellano
• Hipótesis de edad recomendada: +9

Análisis del FORMATO

Aspecto externo
El tamaño y el aspecto externo del libro son adecuados para la edad hipotética a la que va dirigido, 9 años. El grosor también es adecuado ya que no pesa demasiado y sí que tiene un peso indicado para hacer notar que es un libro para esa edad. 

Físicamente la portada es atractiva porque tiene una ilustración que refleja parte del contenido del libro y es muy fantástica, sin embargo, el hecho de estar dentro de una colección lo hace menos atractivo porque ha de llevar los distintivos de la misma y aunque el conjunto es armonioso en los colores, le resta belleza todo el gran marco que es propio de esta colección. 

Ilustraciones
Los niños a esta edad según Piaget, se encuentran en el periodo operacional concreto, que cubre de los 6 a 11 años, que, según este autor, se caracteriza porque necesita de elementos concretos que pueda ver, oír y tocar (consulta en línea) y una ilustración en la que apoyar el relato, es un buen un complemento más que por su número y distribución son usadas por el autor para facilitar posibles descansos en el proceso lector. También son usadas para "poner rostro" a los personajes pero sin abusar de este recurso, en mi opinión, están muy bien armonizadas con el libro.

No son estereotipadas y planas sino sugerentes, una de ellas es precisamente, haciendo un guiño a todo el libro, una mancha del famoso test de Rorschach, y provocan sensaciones sensaciones e ilustran sentimientos a través de las formas, principalmente ya que los colores son solamente 2, salvo en la portada. Presentan sin embargo una original visión del mundo, muy acorde con el argumento del libro que toca el mundo de los sueños. 

Tipografía
Es adecuada ya que tiene un tamaño de unos 14-16 px, por lo que es ideal para el segundo ciclo de primaria. La tipografía elegida es una de la familia Times, lo que ayuda a la velocidad lectora porque se capta muy bien la unión entre letras. Los espacios entre caracteres, entre palabras y, sobre todo, entre líneas y párrafos están muy cuidados haciendo la lectura cómoda. 

Análisis del CONTENIDO

Tema
El tema principal, bajo mi punto de vista, son las relaciones familiares (auténtico motivador, guía y conductor de todo el relato), y el argumento que se usa para llegar al mismo es el del mundo de los sueños. Esto crea otros temas secundarios relacionados con el sueño, el dormir, la oscuridad, los posibles miedos de los niños, los "monstruos del armario" (importados del mundo anglosajón) y todo un catálogo de experiencias que sin duda pueden responder al interés de los lectores a los que va dirigido y a las características de su momento evolutivo. Los niños de 9 años ya duermen en su propia habitación (si es posible) y sin duda se enfrentan a situaciones como las que vive el niño protagonista.

Estructura
Presenta una estructura lineal (planteamiento, nudo y desenlace), aunque como los lectores son de 9 años en adelante. El autor usa el recurso a los 2 mundos, el real y el oníricio, pero no le saca mucho partido a esa capacidad que ya presentan a partir de esta edad para poder hacer alguna ruputra de la linealidad. Se sigue un planteamiento lineal.  También y mediante un cine fantástico se hace un pequeño guiño al futuro, presentando al protagonista "de mayor", pero lo cierto es que se narra muy claramente dentro de la estructura general. 

El protagonista: Pablo.
Pablo es el niño protagonista y en mi opinión responde con mucho acierto al momento evolutivo real de los niños de 9 años: sobre todo está muy bien retratada la curiosidad y los razonamientos, así como el autodiálogo que tienen los niños de esta edad, tal como lo describre Piaget está en el periodo del pensamiento concreto (consulta en línea)

El autor no duda en incluir palabras que no son propias de la edad, pero las acompaña de una actitud muy interesante de "buen alumno" que Pablo lleva a cabo cada vez que aparece una palabra "rara" para él: decide que cuando se despierte las va a buscar en el diccionario.

El protagonista utiliza un vocabulario adaptado a su edad, haciendo uso sobre todo de la coordinación entre proposiciones gramaticales, la subordinación apenas aparece y nunca en labios de Pablo. Creo que estos aspectos hacen que los niños se sientan identificados con Pablo.

El protagonista es un personaje redondo, real y creíble. Tiene una elaborada autoconsciencia y es capaz de analizar sin moralizar. Su piscología como niño de 9 años es creíble y acertada, es valiente y desdolido y capaz de resolver ingeniosamente las distintas situaciones. Tiene recursos.  

Los demás personajes
Destacan entre los personajes, los compañeros de "viaje" del niño protagonista, un "Monstruo del armario", que en realidad es una mancha del test de Rorschach y "Agarrador", una criatura que vive debajo de la cama de Pablo y que, como él mismo indica, "si veo una mano tengo que agarrarla y tirar de ella" (p. 24). Ambos se dan a conocer y van hablando de sí mismos durante todo el viaje, expresan sus fobias, sus miedos, su modo de ver la vida y acompañan a Pablo sin quitarle protagonismo.

El resto de personajes, incluso el que da título al libro, El Hombre de Arena, tienen una consistencia plana y aparecen para dar apoyo a la historia: Freud, las mandrágoras, los horrores, Fobetor, e incluso los padres de Pablo que aparecen como personajes muy simples, que al principio no son adecuados porque no manifiestan su cariño hacia Pablo y al final sí. Esos personajes tan planos si bien restan calidad a la narración porque caen en el tópico de "buenos" y "malos", ayudan a que el niño no tenga que memorizar demasiados datos, haciendo la lectura más fluida. 

Valores y contravalores
Los valores que se presentan son adecuados a la comprensión y el desarrollo de los niños y niñas de 9 años. La fidelidad de los amigos que no dejan solo a Pablo para enfrentarse a sus miedos, la valentía de Pablo, la capacidad de razonar, la búsqueda del bien en su vida son elementos que se dejan muy claros y que ayudan a querer identificarse con ellos.

También aparecen otros que no son tan claros pero que ayudan a los niños a valorarlos positivamente, destaco especialmente esa "responsabilidad académica" de Pablo de querer buscar en el diccionario una palabra cuando no comprende su significado.

Los contravalores aparecen claramente marcados, especialmente concentrados todos en la persona de "Fobetor", hermano malvado del señor de los sueños, El Hombre de Arena, dejando muy claro en muchas ocasiones lo que es un contravalor, como por ejemplo el robo (Fobetor roba el sueño de Pablo).

Hay tan solo un aspecto que me ha parecido demasiado taxativo para lectores tan pequeños, ya que bajo mi punto de vista parece que hay un interés marcado en instruir. Se trata de las páginas 84 y 85. Destaco un párrafo que me parece el más moralizante:
"- ¡Es horrible! -exclamó-. ¡Yo no quiero que las cosas sean de esa forma! ¿Por qué voy a portarme así con mi hijo, a ver por qué?  - Por dos motivos -contestó el locutor-. En primer lugar, porque los niños cuando crecen suelen repetir las mismas cosas que hicieron sus padres, tanto las buenas como las malas. En segundo lugar porque Pablo, cuando tenía 10 años, perdió un sueño. Y ese sueño era muy importante para el resto de su vida." 

No he encontrado referencias sobre este libro en otros lugares que puedan asesorarme. 

El lenguaje y el uso de la lengua
Sobre este particular, lo analizo por partes: 

  • Vocabulario: me parece adecuado a su edad, y cuando aparece alguna palabra que no entiende (=palabras que el autor comprende que no son para esa edad), el autor, por boca del niño o como narrador en off, hace ver que la palabra es complicada para su edad: "El interior de la casa tenía una apariencia antigua («decimonónica», dijo Monstruo, aunque ésa era una palabra tan difícil que Pablo ni siquiera intentó memorizarla) y estaba..." (p. 113)
  • Estructuras morfosintácticas: el autor utiliza párrafos cortos, claros que no encierran más de una idea. No se usa apenas la subordinación y está muy adaptado a la capacidad del niño para asimilar información. 
  • Sobre el estilo personal del autor, no me atrevo a hacer un juicio, ya que he leído solamente este libro suyo y otro de literatura juvenil (Las lágrimas de Shiva), pero hace muchos años. Me parece que es profuso en detalles y que aporta mucha información. En algún caso me parece excesiva, especialmente en la entrevista que tienen los tres protagonistas, nada menos que con el doctor Sigmund Freud (pp. 113-124), en la que se explican nada más y nada menos que los fundamentos de la teoría del inconsciente de Freud, usando vocabulario sencillo, pero que encierra ideas muy elevadas e información que no parece tan relevante para el desarrollo del libro. 
  • Descripciones: son adecuadas ya que no se abusa de los epítetos y adjetivos calificativos, pero se usan acertadamente para describir matices, especialmente en cuanto al mundo abstracto se refiere. 
  • Presentación de los personajes: los personajes son descritos con suficiente detalle como para hacernos una imagen mental de ellos, tanto en cuanto a lo físico se refiere como a sus rasgos de personalidad más marcados. Aunque son algo planos en su conjunto, lo que si bien resta calidad literaria, aligera la lectura. 
  • El planteamiento de las acciones: se juega mucho con la fantasía y el hecho de estar narrada la práctica totalidad del libro, dentro de un sueño, le permite al autor muchas licencias que chocarían en otro tipo de narración, pero siempre que se permite una de ellas, lo hace notar al lector: "...para ti esto es un sueño, ¿no? -repuso Monstruo-. Por tanto tienes los poderes que se tienen en los sueños. Por ejemplo, puedes volar." (p. 153). 
  • Uso de la función poética: Aunque el lenguaje es adaptado y acertado, creo que no se usa mucho la función poética en su sentido más estricto, no se recrea el lenguaje en la estética, se pone más el acento en qué se cuenta que en cómo se cuenta. 

Conclusión final
Creo que en resumen el libro, merece le pena. Es un libro que recomendaría a mis alumnos, especialmente porque toca temas con los que ellos se identificarían y es una aventura muy interesante para ellos, que juega con la fantasía.

Tengo algún reparo por el tema de la presentación de los roles de los padres en la educación de los niños ya que por desgracia muchas familias, en la que ambos cónyuges trabajan pasan por no hacer caso a los niños, no porque no quieran, sino en muchas ocasiones no pueden, pero el resultado es el mismo. Este tema puede ser complicado de tratar en clase.

Por lo demás me parece un libro recomendable para trabajarlo en lengua, especialmente por el recurso que ofrece Pablo el protagonista cuando se "enfrenta" a una palabra difícil que no conoce: buscarla en el diccionario.

Referencias

  • Berger, Kathleen Stassen, Psicología del desarrollo,  Madrid: 2006, 7ª edición, p. 47. (Se puede consultar en Google Books)

1 comentario: